Cada parte de su cuerpo tiene su propia conciencia o su propia alma ”. Estas palabras transformadoras, pronunciadas por mujeres medicinales indígenas, comenzaron mi viaje hacia el interior para descubrir la extraordinaria capacidad curativa del cuerpo humano.

Cuando se me presentó esta perspectiva, sufría un trastorno de dolor crónico intenso. De repente imaginé incorporar este concepto en mi rutina de meditación. Pensé: ¿Puede mi cuerpo escucharme … puedo hablar con él para obtener su cooperación en la curación de esta afección ?

Esa noche, después de alcanzar un estado de calma profunda a través de la meditación, internamente involucré a mi cuerpo en una conversación sincera, con esperanza, pero sin tener idea de qué esperar. Después de aproximadamente una hora de esta comunicación enfocada, sucedió algo sorprendente.

Mis tejidos comenzaron a responder. El tejido conectivo tiró y separó capas de tejido cicatricial. Los nervios se dispararon y los músculos de mi pantorrilla comenzaron a realizar ejercicios de flexión y extensión independientemente de mi control consciente.

A medida que esta respuesta continuó, uno de los músculos de mi pantorrilla que se había paralizado por la afección neuropática, diagnosticada como distrofia simpática refleja, volvió a la vida cuando sacudidas eléctricas se dispararon por el área.

Mi corazón latía con fuerza cuando me di cuenta de que el camino hacia mi libertad de esta condición finalmente había comenzado. Con experiencia en acupuntura y medicina oriental, sabía muy bien cuán frecuente es el dolor crónico en este país y me preguntaba qué implicaciones de este fenómeno podrían significar para tantos otros que estaban sufriendo. Mientras continuaba progresando con mi condición, organicé mi enfoque en un sistema que podía enseñar a los clientes y cambié mi enfoque profesional a la hipnoterapia.

Ahora quisiera proponerles otro modelo para entender la dualidad Salud-desequilibrio.

Y para esto podemos hablar sobre ejemplos comunes de cómo nos ponemos mal.

Nos han vendido… Y reitero «vendido» que es normal estar dolientes, por ejemplo si comenzamos a sentir molestia de cabeza, nos lagrimean los ojos y tenemos mucosa nasal, es porque ya tenemos gripe y tenemos que ir al doctor o peor aún comprar el producto de moda que anuncian tan vistosamente en la televisión… Cuando el cuerpo puede estar reaccionando a nuestro favor para expulsar algún agente físico que esta irritando la mucosa nasal…

Más aún quien de ustedes no ha experimentado lo siguiente: “en la oficina estornuda un compañero de trabajo y en seguida comienzan todos también a estornudar y peor aún hay quien dice “YA ME PEGO LA GRIPE”, cuando el Periodo de Incubación de la gripe es de 2 a 4 días…

¿TE DAS CUENTA DE QUE MENSAJES LE ESTAS MANDANDO A LAS CÉLULAS DE TU CUERPO?…

Y recuerda que ellas están en constante atención de las imágenes, pensamientos, palabras y sentimientos… Les estas diciendo “YA ESTOY MAL”… y de manera increíble, automáticamente cada célula de tu cuerpo vibra ante tal afirmación y comienza a correr un torrente de sustancias toxicas por todo el organismo…

¿Cuál crees que sea la consecuencia de tal afirmación? Así es, llegas a tu casa del trabajo y en verdad ya la gripe comenzó a desarrollarse en tu organismo. Cuando tu cuerpo de forma automatizada pudo combatir esa desorden sin ningún problema, ya que tiene las células y sustancias especializadas para ello.

Ahora imagínate por un momento que sucede cuando en lugar de una gripe, a una persona de manera imprevista le dicen “TIENES una disfunción crónica”, casi es posible ver como la vida se escapa literalmente del cuerpo de esa persona. Torrentes de toxinas recorren su cuerpo en ese preciso instante, mas aún todo su Sistema Inmunológico se estremece y deja de producir lo necesario para su Autosanación.

Y las células neoplásicas (dañinas) tienen el campo abierto para su proliferación.

Estos son algunos ejemplos de cómo nuestro cuerpo reacciona ante nuestros pensamientos, palabras, imágenes mentales y sobre todo ante nuestras emociones…

Ahora se estarán preguntando ¿Qué hago para que mi cuerpo no se vea afectado de esta forma?

La visión de que toda la naturaleza es interdependiente. Las culturas antiguas entendieron esta interconexión como un campo energético universal vivo que sostiene la vida mientras guía la evolución de la conciencia en todo el universo.

Las técnicas de meditación involucradas en mi práctica hacen que la mente se sintonice con este campo. La energía de este campo se enfoca en un evento de curación física a través de una intención clara, entregada por medio de una conversación que evoca emociones espontáneas, y sintoniza el cuerpo físico con la mente consciente.

Este método que llamo Antara (Sánscrito para adentro), le permite a uno experimentar la cruda capacidad creativa de curación generada por una alianza de la mente y el cuerpo con este campo de energía universal viviente.

Recuerden… “La Salud es nuestro estado Natural”