Con la respiración puedes cambiar tu estado de ánimo

Las maneras más rápidas de sacudirse un estado de ánimo negativo es cambiar tu “físico”, tu fisiología. Cambia de asana, de expresión facial, tu respiración, tus movimientos, la tensión muscular, etc.

Hoy hablaremos de la respiración:

Hay una relación entre la respiración y la tensión que va mucho más allá. En la actualidad algunos estudios han probado la capacidad que tiene una simple prueba de aliento para conocer el nivel de una persona. Cuando estamos tensionados respiramos dando bocanadas profundas de aire y lo expulsamos rápidamente. En cambio, cuando estamos relajados lo hacemos suave y profundamente.

Se trata de una forma de probar, tanto que nuestra respiración se modifica con nuestro estado de ánimo, como que cuando nos encontramos con un alto nivel de tensión, podemos recurrir a la respiración para calmarnos y poder funcionar mejor.

Todos hemos vivido momentos complicados, situaciones en las que puede que el hecho de no saber gestionar las emociones te paralicen y sientas que no entra aire en tu cuerpo. Se trata de momentos nada agradables, en los que tenemos que recuperar el aliento para poder continuar. La importancia de la respiración profunda es vital para poder controlar este tipo de situaciones. Es cierto que puede resultarnos complicado cambiar nuestra forma de respirar, y más en una situación de tensión.

Técnicas para practicar la respiración

Respirar profundamente puede ser muy alentador.

Para comenzar deberemos respirar profundamente y de una forma muy suave. Para hacerlo, ten en cuenta que debes ampliar el estómago y llenar los pulmones, después al exhalar intenta sacar primero el aire del estómago y luego ir poco a poco subiendo hasta los pulmones.

Este es un ejercicio que puede ayudarte a conectar con tu ser interior y a dejar a un lado las fuentes principales de tensión.

Es importante que realices el ejercicio de respiración lentamente y de modo profundo, al exhalar, es importante que notes que no queda aire en tus pulmones, como si los vaciaras del todo.

Otra cuestión fundamental y una de las más importantes, es que, cuando realices la respiración te asegures de que toda tu atención se centra en el ejercicio.