SER MADRE ES TENER EL CORAZON FUERA DEL CUERPO

El arte de ser madre no se enseña en los colegios, no se hereda ni se aprende en los libros. Se siente, nace y aparece como una coraza que te embiste y te da tantas fuerzas, que nunca habías creído que poseías en tu interior.

Ser padre, ser abuelo, abuela, tío o tía es también descubrir de pronto cómo una parte de nuestra esencia cobra forma y agrada nuestro corazón. Es maravilloso. No obstante, el simple acto de dar a luz a una criatura establece un vínculo quizá más fuerte, más rotundo a la vez que íntimo entre la madre y el hijo.

Ser madre es dar forma a un amor que no creías que existía. Y aunque tengas claro que cualquier mujer puede dar a luz, sabes que tu experiencia es única, que te sientes mucho más viva, y que cada día te asombras por cómo algo tan pequeño, puede ser tan grande…

Cuando la mujer sostiene a su hijo en brazos establece en ocasiones pequeños pactos entre su niño y ella. En voz baja, y casi entre susurros, promete hacer lo posible por convertirlo en una persona feliz, por protegerlo de todo mal, y apoyarlo cada día de su vida en cada decisión que tome.

Tu corazón se ha hecho de pronto más grande, y con él, tu capacidad de amar. Es un amor distinto y tan poderoso, que te hará perdonar lo que otros no perdonan, y no importarán las noches en vela, todas esas horas atendiéndolos los días en que están dolientes, en que te reclaman porque temen a la oscuridad…

Ellos, serán niños una sóla vez en su vida, pero tú siempre serás su madre. Y ese, es un pacto que aceptas con inmensa serenidad conociendo muy bien lo que implica. La responsabilidad. Porque ser madre, ser padre, es una experiencia que siempre merecerá la pena.

Ser madre: un lazo invisible que nutre, educa y libera

Hay quien percibe “su momento”. El momento en que decide ser madre porque así lo siente, y porque su situación personal lo permite. En otros casos, se alza como un imprevisto que al principio desconcierta, luego se acepta y al final, se alza como el mejor acto no programado de nuestras vidas.
Ser madre es estar ligada a tus hijos por un hilo invisible que no se puede arrancar. Es como quien intenta llevarse una flor, al hacerlo, molesta a una estrella…
Si hay un aspecto que muchas mujeres (y padres) temen es fallar en algo. No hacerlo bien. En ocasiones, muchos de nosotros tenemos en mente los errores de nuestros propios padres, ésos que no anhelamos repetir:

Un desapego profundo que no nos permitió nunca establecer un vínculo adecuado con ellos.

Sentir a día de hoy algunas carencias gestadas ya desde nuestra infancia: falta de reconocimiento, inseguridad, críticas.

Haber recibido un estilo educativo autoritario, donde nunca hubo un diálogo adecuado, sólo rigidez, distancia y frialdad.

O por lo contrario, haber sufrido las consecuencias de una educación sobreprotectora que vetó nuestro crecimiento personal, nuestra capacidad para elegir, para tener seguridad…

Queda claro que nadie dispone del manual perfecto de la buena madre, del buen padre, pero lo que sí debemos comprender es que no se trata de llegar a ser la madre perfecta, se trata simplemente de “ser madre”, de estar, y por ello es conveniente aplicar estos principios.

Acompañarás sus pasos, le ofrecerás tus valores para educar una persona libre y feliz

Si hay algo que toda madre anhela para sus hijos es su felicidad. Para ello es conveniente crear desde el primer momento que llegan al mundo, un vínculo significativo y fuerte.

Los niños necesitan sentir un apego seguro en sus primeros años. Con él, le haremos sentirse amado, integrado en esa su primera esfera social que es la familia.

Un niño reconocido, querido y valorado en la familia, se siente más seguro para explorar el mundo.

Como madre, le ofrecerás los valores esenciales que te definen: el respeto por sí mismo y por los demás, el amor, la comprensión, la empatía, la libertad, el respeto por la naturaleza, la superación personal, la humildad…

Ser madre es ante todo propiciar su felicidad para que el día de mañana sean también adultos libres, maduros y capaces también de dar felicidad a otros.

Lazos afectivos que no juzgan, que no someten, lazos que arropan y atienden

Hay madres que se sorprenden de la personalidad de sus hijos, como si anhelaran, de algún modo, que éstos fueran copias exactas de sí mismas o los padres. Los juzgan e incluso les recriminan ciertas cosas en voz alta delante de otros.

Los hijos no son copias de los padres, los niños son criaturas libres con rasgos propios y necesidades únicas que los adultos debemos comprender para alentar, incentivar y guiarlos por el sendero de la felicidad.

Ser madre es también aceptar a nuestros hijos tal y como son para llevarlos de la mano por el mejor camino. Más tarde, alentaremos su independencia a través de la responsabilidad, y la implicación.

No es una tarea fácil, pero sí un proyecto de vida donde el lazo que establezcas con tus hijos será siempre ese motor incombustible que te dará fuerza, que te dará aliento. Porque todo valdrá la pena mientras lo hagas con amor.

.

19 Comentarios

  1. Hermoso!!! Diana Carolina Zuluaga R Stevens Rodriguez Parra Lina Maria Santa Restrepo Salo Tanaka Yenith Eliza Restrepo Restrepo Luz Angela Galvez Ųribə Vico Viviana Restrepo Marta Cecilia Restrepo M Rodrigo Restrepo Martinez Isa Caranguay Diana Marcela Contreras Muñoz

  2. Quería felicitarlos de todo corazón y anhelarles una feliz Navidad y próspero año, son los mejores, aprendo cada día cosas increíbles , en hora buena y gracias.

  3. Sami hizo q empezara en nuestras vidas una nueva etapa y descubrir en ti Ely Trujillo q el amor q hay dentro de ti es infinito y nos lo demuestras en todo momento con cada detalle y palabra, te amamos!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

.

Instagram

Ultimos Post

Diamantes

Los diamantes son la substancia natural más dura, más rara y más densa conocida por el hombre y han constituido una fuente de fascinación...

Amatista

-Propiedades curativas y espirituales de amatista: Tiene una faceta de calmante y tonificante de modo que en casos de tensión, nervios, angustias, miedos, puede ayudarnos...

Cuando las penas no sanadas dañan nuestro cuerpo

Cuando las penas no sanadas dañan nuestro cuerpo.... Seguro que te ha pasado alguna vez: la urgencia por ir al baño cuando tenías un examen,...

Tutorial para hacer un huerto urbano

Sorprendente y sencilla forma de cultivar tus propios alimentos creando tu huerto urbano en casa. Los alimentos frescos que compramos cada vez son menos naturales...

La actitud negativa en la vida es debido a este gen: ADRA2b

“Los resultados sugieren que las personas experimentan emociones sobre el mundo en que viven, en parte, a través de gafas de “color-gen” y que...