Cómo Construir un Jardín Hidropónico

Artículo anteriorTutorial de Techo Verde
Artículo siguienteComo cultivar un Olivo

Los jardines hidropónicos, además del poco espacio que ocupan, son muy fáciles de atender, pues la sustancia mineral se agrega a diario para que las raíces se nutran con los minerales disueltos. Los materiales para construir un jardín hidropónico son fáciles de manejar y tienen un bajo coste.

El cultivo hidropónico por excelencia es el vegetal.

Para la construcción de un jardín hidropónico se necesitará una bandeja de almácigo o germinación o un tubo cerrado, luz natural o artificial, para la base fibra de coco, además de grava o piedra para que se sujeten las raíces, nutrientes y semillas.

Para hacer un jardín hidropónico, lo primero de todo es colocar la grava o la piedra y la fibra de coco, para el apoyo de las raíces de la planta en la bandeja o en el tubo. En la fibra de coco se abren canales donde se pondrán las semillas que, una vez puestas, se cerrarán para cubrirlas.

Ejemplo del sistema de un jardín hidropónico

Después se riega la bandeja con el agua y se agregan los nutrientes. Depende del cultivo hidropónico la frecuencia al añadir los nutrientes, según el tipo de planta se añadirán con más o menos a menudo.

Por último, hay que tener en cuenta el Ph del agua y que llegue al jardín hidropónico la mayor cantidad de luz, ya sea natural o artificial, para que permita el crecimiento natural de las plantas. Además, si se va a colocar el jardín hidropónico en exterior se debe proteger del viento, de las fuertes lluvias y del frío.

Si estás pensando en construir un jardín hidropónico, te proponemos varias ideas.

Jardín Hidropónico Exterior

Este tipo de jardín hidropónico es perfecto para lugares exteriores pequeños, dividido en pisos se aprovecha mejor el espacio y la cantidad del cultivo hidropónico es mayor.

El cultivo hidropónico está consolidado como un tipo de agricultura con grandes perspectivas de futuro y crear agricultura extensiva hidropónica pues podría ser una herramienta fundamental para combatir el hambre y la inseguridad alimentaria.

Aprovechar el potencial del cultivo hidropónico en lugares pobres donde la tierra no es fértil evitaría muchos problemas de escasez de alimentos. Por otro lado, en lo países ricos también se aprovecha esta técnica para ganar espacio y beneficiarse de sus ventajas.

Jardín Hidropónico en Invernaderos

Además de aprovechar el espacio, este cultivo hidropónico se protege de las temperaturas extremas, los vientos y las lluvias intensas. Dentro del invernadero lo mejor es mantener una temperatura media entre 15 y 18 ºC (en el sustrato y en el ambiente) y un sistema de riego por microaspersión.

Las plantas idóneas para este sistema de cultivo hidropónico son: el repollo, el tomate, la lechuga, el pimiento, el pepino y la espinaca.

Jardín Hidropónico Vertical

Este tipo de jardín hidropónico es perfecto para las viviendas. Ocupa poco espacio, se suelen plantar cultivos que se usan a diario en la cocina y es perfecto tanto para interior como para exterior.

Además, este sistema hidropónico vertical es una manera inteligente de cultivar plantas en pequeñas áreas sin invertir demasiado esfuerzo ya que trabajas todo el rato de pie y, como todos los jardines hidropónicos, es muy fácil de mantener.

La NASA desarrolló esta idea de jardín hidropónico que fue descartada.

Otra empresa, DesignLibero retomó esta idea y ha creado esta “Rueda Verde”. Se trata de un jardín hidropónico ideal para hacer crecer con rapidez y eficacia alimentos en casa.

Dentro de la rueda hay maceteros de fibra de coco y las plantas están dispuesta alrededor de una fuente de luz que se encuentra en el centro. Es giratorio, tiene un motor que hace girar las plantas y un depósito de agua con una bomba de riego automática.

Este jardín hidropónico se puede controlar con un dispositivo móvil para ajustar la iluminación y ser informado de los niveles de agua.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here