25 poderes que puedes lograr a través de la meditación

0
451
siddhis
siddhis

La llave que abre las capacidades psíquicas

La meditación en trance profundo es la llave que abre las capacidades psíquicas, el sitio para que empiece a despertar tu alma, una forma de entrar en contacto con tu mente espiritual. La primera de esas capacidades del alma que se adquieren es la telepatía; la siguiente son los sueños y las visiones, que dan información de lo que está pasando en la vida de uno y pueden revelar cosas sobre el futuro.

La meditación en trance profundo es la capacidad de entrar en un estado de relajación y de permitir que tu mente llegue a la mente de otra persona que tal vez no conozcas de nada y luego poder dar información detallada sobre esa persona. No adivina sino que mira y ve lo que ve, es decir, simplemente describe lo que ve.

Psíquicamente, cuando haces la pregunta de qué ves en el cuerpo de otro, la mente intuitiva hace exactamente lo mismo. Fácilmente, la mente del otro dice simplemente lo que ve. ¿Qué es lo que impide que hagamos eso? Es la mente intelectual, consciente, la que dice “eso no puede ocurrir”.

El trance del sueño

Durante el sueño, el individuo se encuentra en estado de trance profundo; está libre de emociones y conectado a la mente del alma. o supersubconsciente. A partir de ahí se puede ascender a dimensiones más elevadas, un ámbito donde convergen las almas a través de la mente del alma de cada uno, y donde se obtiene la información que podemos necesitar. Para entrar en un estado profundo de meditación se requiere que el cuerpo se duerma y así la mente consciente quede en suspenso. Entonces, la mente subconsciente y la mente supersubconsciente o del alma trabajan juntas para permitir que la información se transmita al individuo.

Cómo saber

Si quieres saber algo no adivines, no dudes, cierra los ojos y di lo que ves con los ojos de tu mente. ¿Y cómo se consigue llegar ahí? Lo primero es la respiración. Tiene que ir desde la parte baja del abdomen hacia arriba, mantenerla un poco y luego ir exhalando muy despacio. Este tipo de respiración ayuda a tranquilizar el corazón, lleva a un estado cercano al sueño, justo antes de dormirse. A medida que el cuerpo se calma, la mente se vuelve más activa. Es imposible tener la mente vacía, pensar en nada.

Se mencionan aproximadamente 25 siddhis en el tercer libro de los Yoga Sutras, a traves de la meditación puedes llegar a todos ellos teniendo un buen maestro que te guie en cada paso. Cada uno de los 25 siddhis o poderes mentales y las interpretaciones hacen que este número pueda variar dependiendo de que tipo de persona seas y que cualidades lleves ya innatas en ti.. No obstante, es posible ver todos los siddhis como derivaciones de tres clases básicas:

Control excepcional del cuerpo y la mente.

Clarividencia, es decir, la habilidad de obtener conocimiento sin importar las limitaciones ordinarias del espacio o del tiempo y sin el uso de los sentidos ordinarios. Incluye precognición, retrocognición y telepatía.

Psicoquinesis o interacción mente-materia, la capacidad de la mente para influir directamente en la materia.

A continuación te dejo la lista de los poderes o “siddhis” clásicos del yogui Patanjali en el orden en que aparecen en los Yoga Sutras:

Conocimiento del pasado, presente y futuro.

Conocimiento del significado de los sonidos producidos por todos los seres.

Conocimiento de nacimientos previos y de nacimientos futuros.

Conocimiento de las mentes.

Desaparición del cuerpo de la vista, como resultado de mirar el cuerpo con el ojo interno.

Conocimiento del nacimiento, daño o muerte.

Conocimiento de la bondad amorosa en todos.

Fuerza extraordinaria.

El conocimiento a distancia.

Conocimiento del universo exterior.

Conocimiento del universo interior.

Conocimiento de la composición y coordinación de las energías corporales.

Liberación del hambre y la sed.

Excepcional estabilidad, equilibrio o salud.

Visión de los seres superiores.

Conocimiento de todo lo que es cognoscible.

Conocimiento de los orígenes de todas las cosas.

Conocimiento del verdadero yo.

Influir a otros. Esto se relaciona con la capacidad de transmitir energía espiritual a otros a través de la mirada o presencia.

Levitación, sensación de ligereza.

Brillo, resplandor.

Clariaudiencia.

Libertad de la conciencia corporal y apegos temporales.

Maestría sobre los elementos, permitiendo la manipulación de la materia.

Perfección del cuerpo.

Las enseñanzas del yoga apuntan hacia la posibilidad real de alcanzar estados superiores de conciencia, por lo que, de acuerdo con los sutras, los siddhis no deben ser objeto de presunción, orgullo y arrogancia, por lo cual se invita al aprendiz a no mostrar sus habilidades, ya que así se reforzaría el ego y esto sería un gran retroceso espiritual.

De alguna forma, podemos intuir que los siddhis son posibilidades de nuestra mente aunque no podamos comprobarlo. Quizás, más allá de verificar si estos fenómenos ocurren de forma medible y cuantificable, valdría la pena observar nuestra percepción para comprender un poco mejor su relatividad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here